sábado, 2 de julio de 2016

El cebiche

El cebiche es un ejercicio de llaneza, precisión, rapidez y frescura...normado por diáfanos mandamientos : apretar el limón sin ahorcarlo, de lo contrario rebosa en nuestro plato el jugo de un muerto.
Retirar la capa roja de la cebolla, no torturarla con agua; utilizar el ajo crudo, colocarlo en su justa medida para que su sabor se exhiba como los tímidos desvelos de una ninfa.
El pescado de carne magra, blanca y sutil. El ají debe ser limo, una de las siete variedades autóctonas del Perú, y trozado con la mano para liberar su olor y sabor de amor con pareja ajena.
La antesala, el pasadizo y salón principal de un buen cebiche debe ser una cerveza...fresca y apaciguante, contraste que cierra un paréntesis perfecto.