miércoles, 2 de noviembre de 2016

Tortellinis en salsa de camarones

Uno de los grandes representantes de la familia de la pasta italiana es el tortellini, aquellos pedacitos de pasta fresca con distintos rellenos que -junto con los ravioles-, son mis pastas rellenas favoritas.
Es un plato tan afamado y respetado en Italia que en su lugar de origen, la zona cerca de la ciudad de Bologna, únicamente se sirven como parte de un consomé, similares a los dumplings, y no con salsas como lo hacen en otras regiones o países. Su origen, como muchos ingredientes y recetas italianas, está impregnado de historias fantásticas. Cuenta la leyenda que Venus, la diosa del amor, durante un largo viaje se hospedó en una taberna de Castelfranco Emilia, entre Bologna y Módena. Prendado por su belleza, un empleado del hostal siguió a la diosa hasta su habitación y a través de una pequeña rendija en los tablones la espío. Impactado por la divina beldad,  corrió a la cocina con la creatividad a tope, y comenzó a preparar un platillo inspirado en el ombligo de Venus. Así surgieron los tortellini. Habiendo conocido un poco de la historia de esta adorada forma de pasta italiana, les compartimos una sencilla receta que privilegia a la pasta y por supuesto a la exquisita salsa.
Ingredientes para dos personas
300 gramos de Tortellinis
400 gramos de camarones medianos limpios y precocidos
1 cebolla roja picada en brunoise
3 dientes de ajo molido
1 cucharada de ají amarillo
  Queso parmesano
4 rodajas de pan tajado sin corteza
   Crema de leche
   Hierbas finas secas
Preparación
Colocar la pasta en agua hirviendo con sal de 12 a 15 minutos (al dente) escurrir y reservar.
Calentar el aceite en una sarten tipo wok, agregue la cebolla, deje dorar unos minutos, añada el ajo, sazone con sal y pimienta, mezcle todo el tiempo, agregue el aji amarillo, remueva, añada los camarones, revuelva bién durante unos 4 a 5 minutos, ahora incorpore el pan remojado en la crema de leche y el queso parmesano. Es el momento de las hierbas finas. Rectifique sal y listo.
Sirva sobre la pasta caliente.
Acompañe con cerveza bién fría.
Buen apetito. 
Chao.